Triste aniversario: Se cumplen 30 años de la “Tragedia de los Bomberitos”

Francisco Díaz

Hoy se conmemora el 30º aniversario de “la tragedia de los bomberitos”, conocida así por la muerte de 25 jóvenes bomberos -de entre 11 y 25 años- que quedaron atrapados en un incendio de campos en Puerto Madryn, Chubut.

El 21 de enero de 1994, el cuerpo de bomberos voluntarios de Puerto Madryn recibió el alerta acerca de un incendio de campos a tres kilómetros del acceso sur de la ciudad.

Tras la noticia, dos unidades de bomberos se dirigieron al lugar, entre ellos había 25 jóvenes inexpertos voluntarios, de entre 11 y 23 años, que ante un sorpresivo cambio de viento quedaron encerrados en una trampa de fuego mortal.

Una vez en el lugar del incendio, las dotaciones, y en ella los 25 jóvenes voluntarios, lucharon con las enormes lenguas de fuego en un descampado árido, que aumentaron a medida que el viento cambió de dirección e intensidad.

Esto último habría provocado pánico entre los jóvenes cadetes que intentaron huir, pero el circulo de fuego se los impidió.

Al día siguiente, cuando el fuego calmó, salieron a inspeccionar el lugar y se encontraron con una imagen macabra: 25 jóvenes que realizaban prácticas voluntarias en el servicio de bomberos de la ciudad habían muerto.

“Primero encontramos algunas palas y picos, después algunos cascos y luego los cuerpos”, dijo en su momento un bombero que trató de explicar los motivos de la peor tragedia que se registró en la historia de Chubut.

Al cortejo fúnebre lo acompañaron unas 10.000 personas que, a paso de hombre, se dirigieron hacia el cementerio de la ciudad. La caravana estaba integrada por familiares y amigos de las víctimas, ciudadanos de Madryn, autobombas y unidades de rescate de bomberos de todo el país, que viajaron hasta la Patagonia para despedir a los pequeños servidores públicos caídos.

Este aniversario estará marcado por una serie de emotivos actos en Puerto Madryn, donde la comunidad recordará el trágico evento con la instalación de un nuevo monumento dedicado a los valientes bomberos.

El nuevo monumento, titulado “Gloria a las víctimas del viento y del fuego”, fue creado en 1994 por la ya fallecida artista Esther Baruel. Hasta ahora, este conmovedor tributo se encontraba en el interior del Mercado Central de Buenos Aires, pero fue trasladado a Puerto Madryn para honrar la memoria de los 25 jóvenes bomberos voluntarios que perdieron la vida en cumplimiento del deber un día como hoy del año 1994.-

Compartir este artículo