OSDE

Un pequeño, oriundo de la localidad bonaerense de Villa Ballester, aguarda por la aparición de un donante para posteriormente someterse a un trasplante de corazón. El niño presenta un cuadro de miocardiopatía dilatada, por el cual su sistema cardíaco se deteriora día a día. Por esta razón, su caso ha sido considerado de emergencia nacional, y sus seres queridos impulsaron una campaña de concientización sobre la donación de órganos, en las redes sociales y mediante una convocatoria en la escuela a la que asiste el menor.

Al hospital pediátrico Juan Pedro Garrahan fue trasladado en la jornada del martes Matías Grignano, de 7 años, quien permanecía internado desde el 26 de febrero en el centro de salud Eva Perón, de la localidad bonaerense de San Martín. El niño sufre miocardiopatía dilatada, una enfermedad que le fue detectada a los 45 días de vida, “porque el transcurso del embarazo no le dieron la vacuna de la tos convulsa”, enfatizó Guillermo, tío del paciente.

A partir de entonces, el menor debió atravesar diferentes altibajos de su estado de salud propio de la mencionada afección. Al respecto, su ser querido detalló que “no podía participar de una competencia deportiva, si bien jugaba a la pelota pero sin mucho esfuerzo, lo hacía más bien a nivel familiar”.

 

A su vez, “iba a la escuela, pero en un momento tuvo que hacerlo con un barbijo, en otros momentos no podía asistir porque tuvo recaídas o debía someterse a estudios, entonces le daban las clases domiciliarias”. Sin embargo, experimentó una recaída y desde fines de febrero debió ser hospitalizado, aguardando por la aparición de un donante de corazón. Justamente, si bien integra la lista de espera a partir de 2017, en las últimas horas el Incucai declaró su situación como de emergencia nacional.

En este sentido, Guillermo añadió que “tiene prioridad en la aparición de un donante, porque no quieren que se siga ampliando el corazón, si bien no involucionó su corazón está cada vez más deteriorado y por eso ahora ni siquiera puede caminar porque sino se agita. El único inconveniente es que el corazón debe ser de un niño y no de un adulto”.

En la jornada de este jueves, la familia de Matías será recibida por las autoridades del mencionado organismo, quienes le notificarán los pasos a seguir antes y después del trasplante. En tanto, amigos y allegados del niño organizan una nueva convocatoria, el próximo sábado a las 16, en la Plaza Soberanía Nacional del barrio Sarmiento en San Martín.

Bajo la expresión “Un corazón para Mati”, se llevará cabo a una cruzada de concientización enfocada en fomentar la donación de órganos, como se desarrolló el mediodía del martes en las inmediaciones de la escuela Nuestra Señora de Luján, donde concurría el pequeño.

Por su parte, desde el círculo familiar de Matías, a través de su tío Guillermo, dejaron en claro que “lo que queremos transmitir en las redes sociales y en las marchas es que nosotros siempre queremos concientizar que donar órganos es dar vida, los órganos no van al cielo, sino que pueden salvar otra vida. Son palabras repetidas, pero las únicas que nos sirven en esta situación. Sabemos que es doloroso para aquellos padres que están despidiendo a un hijo, ponerse a pensar en donar órganos. Sin embargo, tienen que darse cuenta que antes que ese corazoncito termine en un ataúd, puede seguir latiendo en el cuerpo de otro nene”

DEJÁ TU COMENTARIO