DOLORES: Fue retirado de la morgue el cuerpo de la mujer calcinada en la Autovía 2

Francisco Díaz
calcinada-cementerio
Foto: Compromiso

Cuarenta días después de haber sido identificado el cuerpo, de permanecer desde la autopsia en la morgue del Hospital San Roque de Dolores, recién en la antevíspera fueron retirados los restos de la mujer que apareció calcinada en la Autovía 2 en agosto pasado en jurisdicción de dicho distrito, aunque lo fue para dejarlo en depósito aún como N.N. en el cementerio de tal ciudad.

Es de recordar que en los primeros minutos del pasado 26 de agosto, debajo de la base de un enorme eucaliptus ubicado en el cantero central de la Autovía, a la altura del kilómetro 222, se encontró encendido fuego el cuerpo de una mujer.

Que ese mismo día en la morgue del Hospital se realizó la autopsia del cadáver, y que pocos días después gracias al trabajo realizado por personal de la Policía Científica de Dolores y de La Plata para rehacer las huellas dactilares, el Juez Federal que investigaba la desaparición de María Cecilia Caviglia “Tati” (de 50 años y dueña de un hostal en el barrio porteño de Constitución), se pudo corroborar que se trataba de ella.

La investigación avanzó rápidamente y con el devenir de los días se detuvo e imputó por el crimen a dos personas, Ezequiel Víctor Blanco, empleado de confianza de la mujer, y a Joel Báez, quien habría además aportado el vehículo en el que se trasladó el cuerpo hasta la zona donde fue quemado.

El cadáver todo el tiempo y hasta el último viernes permaneció en la morgue del Hospital San Roque de Dolores, ya que el Municipio no receptó el pedido de la justicia Departamental para que se lo inhumara en el cementerio local, debiendo recordarse que el edificio de la morgue no cuenta con la refrigeración necesaria para preservar un cuerpo, lo que por lógica el de Caviglia sufrió un estado de putrefacción tal, que en distintas oportunidades Bomberos debió lavar el lugar.

Finalmente ayer el cuerpo fue retirado de la morgue por personal de una funeraria en un cajón, pero no lo fue para su inhumación en un cementerio privado de San Justo como se preveía, sino para dejarlo en depósito (en un nicho) y como N.N. en la necrópolis de Dolores, hasta que la justicia federal disponga finalmente su entrega.

Las fuentes consultadas afirmaron, que si bien el cuerpo está identificado, resta realizarse un trámite en el Registro Provincial de las Personas para que esa identificación sea oficial y se confeccione la Partida de Defunción correspondiente, la cual debe ser asentada en el Registro Civil de Dolores como paso previo a la entrega del cuerpo.

En todas las instancias del traslado efectuado el viernes último estuvieron presentes dos primos de la infortunada mujer, quienes declinaron efectuar declaraciones, aclarando que pese a esa relación familiar no tenían mayor contacto con la misma.

El personal de Policía Científica que intervino debió hacerlo con ropa y la protección adecuada dado el estado de putrefacción que presentaba el cadáver, que nuevamente y como lo habían hecho en al menos dos oportunidades antes, efectivos de Bomberos del Cuartel local debieron lavar y desinfectar el lugar, ya que pese a tener una dependencia especialmente construida para preservar cuerpos de fallecidos, ésta a la fecha no tiene instalado los equipos de refrigeración necesarios para ello.

Compartir este artículo