Aire y Sol

Finalmente el Tribunal 9° de Lomas de Zamora resolvió por unanimidad condenar a Daniel Lagostena a 22 años de prisión por la desaparición y crimen de Érica Soriano. Se trata de tres años menos de la pena máxima para este delito que es lo que habían solicitado tanto al fiscalía como la querella.

Según la investigación de la fiscalía, Lagostena mató a Érica entre el viernes 20 a la noche y el sábado a las 15, y con ayuda de personas vinculadas a crematorios, hizo desaparecer su cuerpo sin dejar rastros.

La última vez que sus familiares y amigos perdieron contacto con Érica Soriano fue el viernes 20 de agosto del 2010 a partir de las 22. Al otro día, el sábado 21, había quedado con su familia en ir a almorzar a su casa para ver a su hija, Florencia que había dejado de vivir con ella porque no quería convivir con Lagostena.

El acusado había asegurado que la joven de 30 años se había de su casa el sábado a la mañana por su cuenta. Sin embargo, tras los primeros rastrillajes se encontró que la ropa con la que supuestamente se había ido estaba en la casa como también la cartera con todos los documentos.

Según la querella no hay un sólo rastro que indique que Érica haya salido con vida de la casa que compartía con Lagostena. Durante el juicio además, las ex parejas de Lagostena contaron el calvario que vivieron a su lado: las golpeaba, manipulaba y hasta llegó a estrangular hasta casi asfixiar, a una.

DEJÁ TU COMENTARIO



Aire y Sol